Connect with us

Seguridad

ACTUALIDAD

Como conocer 149798

Eso no es conversar: eso es volver a la Edad de Piedra, donde reinaba el garrote, el gruñido y el egoísmo. Es el arte de no parecer aburrido, de tocar todo con interés, de disfrutar con nimiedades, de ser fascinante, con nada en absoluto». Una buena conversación es un acto sumamente placentero, que proporciona sosiego, alimenta la autoestima y genera endorfinas. Estamos a tiempo para combatirlos. Lo primero, ser consciente del problema. No escuchar Conversar es hablar y escuchar. No es oírse a sí mismo.

Es decir, cada quien piensa de cierta manera y nos resulta muy difícil aceptar que haya quienes piensan o se sienten de forma distinta, porque nos gusta sentir que solo nosotros tenemos la razón. Ahí, las discusiones suelen tener altos grados de extremismo, poca empatía y casi nula aforo de escucha. Sin embargo, en la vida real existen algunas maneras de convertirse en un buen conversador que se alejan por completo de estos comportamientos que hemos visto ser afición en nuestros días. Evita el multitask Cuando tengas una conversación, evita el multitask. Es decir, evita estar pensando en el pasado o en el futuro mientras hablas con alguien, mejor centra tu atención en el edad. Fluye Aunque en una conversación vas a recibir varios pensamientos en tu mente, es importante que aprendas a dejarlos ir.

Libremente de dónde, ten en cuenta lo siguiente: Evita situaciones en las que debas causar forzosamente una buena primera impresión para no perder la oportunidad para siempre. Debes poder volver a ver a esas personas. Cuando se trate de un evento organizado intenta estar ahí un rato antes para poder hablar con la gente a medida que vaya llegando. Por eso debes intentar frecuentar los mismos sitios y hablar con la misma familia. No desistas a las primeras de cambio. Si ése es el albur, acuérdate de llegar un rato antiguamente para charlar con la gente que haya en ese momento. Sí, cualquier sitio es bueno para conocer a alguien porque lo realmente importante no es el lugar, sino la ánimo. Ni mucho menos.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.