Connect with us

Pasatiempo

Cuando el fetiche de ver cómo se tiran a tu mujer sale mal

Conocer a una 515891

Joanna Guillén Valera Compartir en A muchas personas les gusta el sexo y muchas de ellas necesitan practicarlo a diario solas o en pareja. Tener sexo es sano, de hecho, muchos expertos abogan por hacerlo a diario para mejorar la salud física y mental, eso sí, siempre y cuando no se convierta en una obsesión o un deseo incontrolable. Si esto ocurre, podríamos estar hablando de una adicción al sexo, una enfermedad crónica que requiere tratamiento específico. Por ello, la adicción al sexo se puede comparar con otras adicciones como el adicto a las drogas, al juego o al alcohol, donde nunca se ven saciados y tienden a la pérdida de control.

Y ellas quedan en un segundo guía. Por eso se callan. Por suerte, existen posturas que ayudan a que ellos puedan retrasar el orgasmo para que ambas partes alcancen el culminación. Esto se debe a que la lubricación de vagina no es ilimitada, y retrasar mucho el acto —sin acompañarlo de lubricantes o excitantes cambios de postura— puede llegar a anatomía molesto e incluso doloroso. Un acción inconsciente que hace que las mujeres se sientan mal por recordar de pronto a sus ex mientras practican sexo con otra persona. Como se suele decir, las comparaciones nunca son buenas.

Ecce Homo: el desastre artístico que se convirtió en un meme y transformó una ciudad Final de Recomendamos Por qué hacer planes incluso sin la certeza de cumplirlos te ayuda a controlar el estrés por la pandemia Los psicólogos llaman a este enjuiciamiento contraste mental. Sus investigaciones muestran que la mayoría de personas fracasan a la hora de establecer estrategias en sus vidas diarias. Las buenas intenciones se quedan en meros pensamientos positivos y nunca se alcanzan esos sueños. Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, La mayoría de personas fracasan a la hora de establecer estrategias para lograr objetivos. Grabar a contrastar de forma efectiva puede mejorar nuestras habilidades para la arrestos de problemas, nuestra motivación y nuestro autocontrol. Esto puede traer grandes bienes a nuestra vida personal y laboral. La teoría de la realización de la fantasía Gabriele Oettingen, profesora de Psicología de la Universidad de Noticia York, en Estados Unidos, ha liderado buena parte de la investigación en este campo, a la que ella llama La teoría de la efectuación de la fantasía.

Aquende recogemos una serie de hipótesis que han intentado explicar por qué a tantos hombres les gusta mirar a sus parejas haciendo el amor con otro. Una nueva forma de abyección Si ser un cornudo es una forma de sadomasoquismo, debemos entender que el placer se obtiene de anatomía humillado. Para estos hombres, garantizar a su esposa la libertad de explicitar con otros varones su sexualidad es una fuente de excitación Hay quien incluso considera que esta atracción puede estar originada en el miedo de los hombres a que sus mujeres les engañen, y que puede llegar a ser una manera de apercibirse psicológicamente para dicha situación, como ocurre con el columnista Don Savage. Sin embargo, como afirma el mismo reportaje, el hecho de que estos aficionados no suelan sentir atracción por otras formas de sadomasoquismo sugiere que esta interpretación puede estar desencaminada. La relación cornuda sería, en este sentido, una doble transgresión. Por una parte, la de la mujer que rompe su voto de fidelidadpero también la del hombre, que le ha animado a hacerlo. Así visto, el acto cabrón no sería una forma de anatomía dominado, sino también de dominar, abacería que es el hombre quien decide si su mujer puede estar con otro y en qué condiciones. Una hipótesis a posteriori que, como suele ocurrir con el evolucionismo, resulta congruo discutible. Como suele ocurrir, probablemente la solución se encuentre en una batiburrillo de todos los factores sociológicos, biológicos y culturales que provocan que un auge así solo sea posible en determinadas circunstancias.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.