Connect with us

Compromisos

112 preguntas atrevidas para usar con tus amigos o pareja

Conocer personas para hablar 103380

Sigue estas 4 reglas Si vas a tener una conversación importante, ten en cuenta que se trata de un tema complejo y que puede producir grandes daños, por lo que lo mejor es actuar con tacto Fuente: iStock. No sorprendas a tu pareja Se trata de un tema sensible, por lo tanto la cama no es un lugar para hablarlo. Explícale antes de qué quieres hablar. Elige un tema de conversación Irse por las ramas nunca es buena idea, y sacar la agenda tampoco. Piensa realmente sobre lo que quieres hablar. Aunque puede parecer una buena idea poner todos los asuntos que te preocupan sobre la mesa, las discusiones sobre sexo deben ser cortas, enfocadas y limitadas.

Con las personas con las que sí habla, probablemente no hable igual. Y dicen, también, que esta fanfarronería esconde mucha inseguridad. Hablar de sexo empero hablar realmente, con honestidad, con amistades, puede aportar beneficios, porque saber que a otros tal vez les ha pasado lo mismo puede ser esperanzador, así como enterarse de que no puede incentivar a pedir ayuda laboral. Pero puede también ser contraproducente. Por otro lado, hay quienes sostienen que estas conversaciones son capaces de acarrear un tema que a priori podría considerarse vulgar, a un lugar de empoderamiento, fundamentalmente femenino. Como con todos los temas sensibles, hay que conocer con quién hablarlo y hasta dónde llegar. El sexo sigue siendo un tema engorroso, y tal vez por eso y porque tiene lugar casi siempre dentro de cuatro paredes, solo el compañero sexual tiene acceso a la verdad de lo que ahí pasa; al resto podemos venderle la imagen del mejor amante, el insaciable, el incansable, el infalible. Se demora que sean fuertes y todo lo puedan, por lo tanto, difícilmente cuenten sus miedos y dificultades en la esfera sexual. Estimulados por el alpiste, era una forma desmesurada de reparar la inseguridad que tenían, pero convengamos que eran otras épocas y el machismo no estaba tan cuestionado como hoy, dice Ripoll.

Por lo general, lo morboso se asocia a lo sexual. De ahí que se mencionen las miradas y las insinuaciones morbosas. Sin embargo, también es usual que se califiquen como morbosas otro tipo de conductas. Por antonomasia, cuando alguien quiere conocer en anécdota la vida personal o íntima de alguien. Por extensión, definimos como morbo todo aquello que nos remite a la enfermedad mental. Ahora biem, debemos tenerlo claro: no siempre es así. El morbo puede definirse como la necesidad de ver, sentir, oír, aromatizar o interactuar de alguna manera con lo que socialmente se cataloga como prohibido o proscrito. Se trata, en esencia, de una fuerza que nos impulsa a entrar en contacto con ello y a experimentar placer al hacerlo.

Veamos a continuación, qué es el morbo y por qué a la familia le gusta. En general, el accidental «morboso» o la palabra morbo se asocia al tema sexual, pero existen otros tipos de comportamiento que todavía pueden definir a alguien «morboso». Por otro lado, el morbo se podría definir como la necesidad de admirar, oír, oír, oler o interactuar de alguna manera con lo que socialmente se categoriza como prohibido. Algo que produce placer por el simple acción de tener esa relación con lo prohibido y de ahí, que guste tanto.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.